Higiene y salud sexual en la mujer

Vivir una sexualidad sana y placentera dependerá del correcto cuidado que le demos a nuestro cuerpo, y en especial a nuestra zona genital. La higiene y salud sexual, aunque son cosas distintas, siempre deben de ir de la mano, ya que es responsabilidad de cada persona mantener en armonía su bienestar. La higiene femenina es indispensable para el autocuidado de la salud, y su objetivo principal es prevenir diferentes tipos de infecciones, brindar comodidad, frescura y por supuesto una óptima calidad de vida.

Para ayudarte a lograr este objetivo, en Sexualidad Informada te compartimos algunos hábitos de higiene sexual que te recomendamos para protegerte mejor.

Higiene genital femenina

Los hábitos de higiene sexual se deben de realizar diariamente, de hecho, forman parte de la higiene personal. En caso de la higiene genital femenina, no debe de ser ni excesiva ni profunda. La razón es que la vagina cuenta con su propio sistema de regulación e higiene. Y muchas veces utilizar duchas vaginales o productos de limpieza profunda, lejos de beneficiar más bien perjudica a tus genitales, porque destruye la flora vaginal natural. Sin ella, es muy fácil que se desarrolle algún tipo de infección.

La manera correcta de llevar una higiene genital femenina es limpiar el área con agua y jabón neutro, de manera superficial y de arriba hacia abajo (para evitar que entren en contacto las bacterias que se desarrollan en el ano con la vagina). Se recomienda que el jabón sea exclusivamente para la zona genital y otro jabón para el resto del cuerpo.

Cuidados para la higiene genital durante la menstruación

Cuando una mujer se encuentra en su periodo menstrual, muchas veces experimenta ciertos olores, estos pueden llegar a incomodarla. Pero, en su mayoría, el olor en sí no proviene del sangrado, más bien se desarrolla por el contacto prolongado con los productos de higiene como son las toallas femeninas, tampones, copas menstruales, etc. Se recomienda cambiarlos cada 3 o 4 horas para evitar estas incomodidades y por supuesto desarrollar algún tipo de infección.

También es importante no usar ropa interior muy ajustada y de preferencia hecha de algodón para permitir que el paso del aire y el cuerpo pueda transpirar con regularidad. Esto evitará la formación de hongos por el exceso de humedad.

Cuidados para la higiene genital en el sexo

Es recomendable orinar antes y después de tener relaciones sexuales, ya que esta acción permite eliminar ciertas bacterias que se van desarrollando de manera interna o externa. Aunque no son mortales, sí pueden ser incomodas porque pueden dar origen a algún tipo de infección o inflamación.

Otra alternativa de tener la higiene y salud sexual en tus manos son las toallitas húmedas POSTDAY, te ayudarán a mantenerte limpia, fresca y auxiliarte en los momentos que más lo necesites.

Salud sexual femenina 

Para gozar de una salud sexual femenina óptima, el primer paso como ya lo mencionamos, es tener una adecuada higiene en tu zona genital, y el segundo paso por supuesto es ser muy responsable con tu actividad sexual. Es decir, saber cómo protegerte ante las distintas enfermedades de transmisión sexual (ETS) y/o de un embarazo no deseado. La salud sexual no se puede tomar a la ligera, por esta razón utilizar los preservativos o métodos de barrera será de vital importancia para disminuir el riesgo de contagio y proteger tu salud.

Existen otras medidas de precaución contra ciertas ETS, tales como, el virus del papiloma humano (VPH) y la hepatitis B. Y son las vacunas. Aplicárselas tienen enormes beneficios, tales como: adquirir dichas enfermedades, prevenir sus complicaciones, contagiar a otras personas, etc.

Ahora ya sabes como logar una buena higiene y salud sexual, incluye estos hábitos a tu rutina diaria para que disfrutes de una mejor calidad de vida. Y si tuviste sexo sin protección o tu método de barrera falló, te recomendamos utilizar la píldora de emergencia. Aunque no te protege contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS) sí te ayuda a prevenir un embarazo no deseado. Es importante tomarse la píldora dentro de las primeras 72 a 120 horas para incrementar su efectividad.

*La píldora de emergencia no es un método abortivo, por lo que no interrumpirá el proceso en caso de que se haya realizado la fecundación.

2 comentarios
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Nombre
el 1 de diciembre, 2019 a las 11:16 am
Esto es un comentario
Escribe un comentario